domingo, 19 de abril de 2015

POR EL CAÑÓN DE ALMADENES Y LA SIERRA DE LA PALERA II

Aunque mi tocayo menciona en su crónica que hay que subir la Palera monte a través, ya no es así, porque existe una trocha bastante pateada, que si no te despistas y la sigues, te conduce directamente al principio de la cresta, y siguiendo esta, al punto geodésico, salvando un desnivel aproximado de 350 metros. La subida es guapa y se disfruta porque el paisaje en derredor sigue siendo espectacular.
Signos de presunta civilización en las de este inmenso parque solar próximo a la estación ferroviaria de Calasparra.
¡¡Ya estamos en primaveraaaaa en la Paleraaa!!
Entre la Albarda y el Molino parecen solo unoooo!!
El pantano Alfonso XIII
Privilegiada toma a vista de pájaro...
Espectacular alineamiento entre La Albarda y El Molino
Mi Viky, oteando el horizonte...
Muerte y caída tras el incendio
Pero la vida vuelve a resurgir
Coronando La Palera, al fondo el emblemático Almorchón
El que suscribe, posando para el automático...diez segundos y clic
Conste que el photoshop nada tiene que ver en esto
Ahora viene cuando la matan...este tramo, como bien dice Alsamuz es bastante aéreo y aunque las piernas te pueden temblar un poco, si eres meticuloso y no demasiado torpe, trepando y destrepando, se progresa y franquea sin mayores problemas. Es menos de lo que parece. Aunque eso sí, padeciendo vértigo, no resulta recomendable meterse en este berenjenal. Mejor salvar el tramo por abajo.En algunos momentos, la anchura del paso por la arista es de apenas un pie en oblícuo, con lo que tendremos que dar algún paso al vuelo y conteniendo la respiración por si calculamos mal y...pero en fín, aquí cada cual se busca la vida como puede y la técnica del cangrejo arrastraculo, para asegurarse el agarre y con ello, apuntalar el apoyo, me parece una manera tan lícita como otra cualquiera de garantizarse la supervivencia. En todo caso, merece la pena correr un poquito de riesgo, a ser posible, bien controlado porque desde aquí, las vistas hacia todos los puntos cardinales resultan espectaculares.
Quien dijo miedo...Viky se mueve sobre este terreno como pez en el agua...
Qué bonito es el Almorchón. Siempre me ha parecido una elevación orográfica fascinante. Desde cualquier punto del noroeste que te pongas a otear el horizonte mirando hacia el oriente allí lo tienes...
Las vistas sobre el Almorchón desde aquí son inmejorables
Hacia las tres de la tarde nos caía un sol de justicia...y sombras disponibles las de mi gorra y las de estas rocas...
Los pasos más complicados ya quedan atrás. Nos tomamos un tentempié y seguimos
Después de superar las aristas de la Palera, descendemos por una cuasi vertical y trepidante trocha, que sigue el curso de un barranco, y que nos va a conducir al camino que hemos de coger para retornar de nuevo a la central eléctrica desde donde iniciamos esta fantástica ruta. Es lo peor de ella, kilómetro y pico de alpargatazo, que no desmerecen un recorrido absolutamente magnífico y espectacular. De regreso, paré un segundo sobre el cañón del Quipar, para disparar las últimas fotos que dan por finalizadas, mis aventuras senderistas por entre la sierra del Molino y el Segura.

             

 ¡HASTA LA PRÓXIMA AMIG@S!